Mama Social Media


Deja un comentario

LAS RABIETAS

Rabieta

A partir de los 2 años comienzan las rabietas, un desahogo de la energía contenida en el cuerpo, por no poder conseguir las cosas en el momento que lo desean. Todo lo quieren a la primera y ahora mismo, no pueden esperar, lo que origina una frustración que llevara consigo la rabieta.

Las rabietas son propias de esta edad que luego pasan y desaparece, pero eso solo dependerá de nosotros. Si sabemos como tratarlas  si se llevan con TRANQUILIDAD y PACIENCIA, no crearan traumas a los niños, pero si no se han sabido llevar puede que el niño haya cogido esos hábitos y caprichos, difíciles de quitar y dañado su autoestima.

Las principales características de una rabieta son que el niño llora, se tumba en el suelo, da patadas, no escucha, no atiende a lo que se le dicen etc…y muchos de los padres se preguntar cómo prevenir y actuar ante tal situación… Sigue leyendo


Deja un comentario

¿Cómo quitar el pañal?

Quitar el pañal

Habiendo ya superado el reto de “fuera chupete”, ahora estamos con otro reto aún mas complicado desde mi punto de vista, quitar el pañal, y si encima mi hija tiene que asumir que ha sido destronada por su hermano pequeño, la cosa se complica.

Cuando Lola cumplió los dos años en Octubre, pensé si sería la hora de quitarle el pañal o cuándo sería mejor, y con eso que al año siguiente empiezan a ir al colegio te genera algo de presión, así que hable con la señorita de su guardería para que me informara, y claro ¡¡¡cada niño es un mundo!!!, Sigue leyendo


Deja un comentario

Las madres tenemos un limite de aguante insospechado

Super Mama

Super Mama by Edumusicinc

¿Lo habéis pensado alguna vez? Esta claro que las mujeres estamos hechas de otra pasta, pero no nos damos cuenta, o por lo menos en mi caso, hasta que somos madres, nunca pensé que mi capacidad de aguante podía ser taaaan grande, incluso cuando creo que ya no puedo más, surge una fuerza dentro de mi, que sin pensarlo, me ayuda a seguir haciendo mil cosas, por eso digo que las madres tenemos un limite de aguante insospechado. Sigue leyendo