Mama Social Media

Como sobrevivir con cinco carritos

2 comentarios

Uno de los días de Navidad tuvimos la brillante idea de llevar a los niños al centro de Sevilla para ver el ambiente navideño y al Heraldo, que para quien no lo sepa, es el Paje Real de los Reyes Magos al que el alcalde de Sevilla le hace entrega de las llaves de la ciudad para que ésa noche puedan entrar los Reyes Magos con sus camellos y puedan repartir los regalos…. así que os podéis imaginar cómo podía  estar el centro….lleeeeno de gente. Quedamos con varios amigos, cada uno con sus respectivos, al final nos juntamos unos 8 adultos y 6 niños (el mayor de 2 años) y 5 carritos, así estuvimos andando entre el bullicio de la gente toda la tarde y cada dos pasos;

“¡perdón! me deja pasar con el carrito…graaaacias” ,

“¡uy! lo siento, ¿le he dado?, perdón”

Pero al final conseguimos ver las luces, los camellos, los cacharritos, al Heraldo…ya al final, decidimos tomarnos una cervecita, nos lo merecíamos, así que quedamos con otros amigos, en un bar cerca de la Plaza Nueva, estos últimos con tres niños….. así que imaginaros el despliegue de medios que tuvimos que hacer cuando llegamos al sitio en el que habíamos quedado, primera fase, carritos plegados, quitar abrigos a los  nueve niños que se juntaron y  a la vez que los cogías de la mano, o del chaleco, o en brazos para que no se escaparan, buscar un  sitio para dejar los veinte chaquetones, bufandas, gorros, guantes y que al final acaban encima de uno de los carros que no se puede plegar.Y pasamos a la segunda fase;

“mama/papa agua”

“pipííí…”

“yo quiero pan…”

“mamááá el primo me lo ha quitado”

“tonto tu, no tu”….a la vez, el bebe llorando porque le toca comer o porque esta incomodo porque le tienes que cambiar el pañal y la gente te mira con la cara horrorizada, a la vez, los camareros pasando diciendo; “perdonen! pero esto tiene que estar desalojado porque tenemos que estar pasando continuamente” y nos ponemos a mirar dónde nos podemos poner, sin molestar, claro.

Tercera fase, alguien se da cuenta que se quedan unas mesas vacías y que hay espacio para los niños, así que, ¡¡¡A mudarse!!! cogemos las sillas, abrigos, niños, etc…mientras que la paciencia empieza a tambalearse y piensas…”¡¡¡con lo bien que se esta en casa!!!”….y de camino al sitio que tenemos localizado empiezan las primeras bajas y te entran ganas de seguirlos, pero piensas..”¿y después de llegar hasta aquí nos vamos a ir ya?” así que respiras profundamente y sigues andando hasta el sitio, organizas los carros, dejas los abrigos, sientas a los niños mientras los amenazas diciéndoles que como no se queden sentados los Reyes Magos no les traerán los juguetes, mientras coges la carta del menú y vas mirando que les vas a pedir para cenar, a la vez que estas pidiendo que te calienten el agua para el biberón del bebe……..en fin!!! Moraleja, mejor ver las luces de Navidad y al Heraldo desde la televisión de tu casa, pero la carita de los niños no es la misma….

Un dia de Navidad

Un dia de Navidad

Anuncios

2 pensamientos en “Como sobrevivir con cinco carritos

  1. El año que viene nos llevamos los bocatas y nos sentamos en los banquitos de Plaza Nueva que aún a riesgo de morir congelados estaremos mejor.
    Ah! Se te ha olvidado mencionar que también llevabamos 2 globos de Bob Esponja y 1 de Dora La Exploradora ;P

  2. Como para tener niños,no?, jeje. Pero como bien dices, con tal de ver la cara de felicidad de tu hijo disfrutando de un día navideño se hace lo que sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s